Haga clic para más productos.
No se encontraron productos.
Menú
Haga clic para más productos.
No se encontraron productos.
visto recientemente
No hay artículos

Té verde

¿Qué es el té verde?

A muchas personas que no conocen el té les sorprende saber que el té verde y el té negro proceden exactamente de la misma planta. No existe una planta distinta para cada tipo de té sino que todas provienen de la Camellia sinensis.

Es el modo en que se procesan las hojas de té lo que define cómo el té verde se convierte en "verde" y el té negro en "negro" o si cortamos ese proceso de oxidación en un punto determinado obtenemos un semifermentado o té oolong.

Variedades de la planta del té

Camellia sinensis:

Se trata de una variedad de hoja más pequeña originaria de China que suele utilizarse para elaborar tés verdes y blancos. Se desarrolló como un arbusto que crece en regiones soleadas con climas más secos y frescos. Tiene una gran tolerancia al frío y prospera en las regiones montañosas.

Camellia assamica:

Se trata de una variedad de hoja más grande descubierta por primera vez en la provincia de Assam, en la India, y que se ha utilizado normalmente para producir tés negros fuertes. Sus hojas crecen en climas cálidos y húmedos y es muy prolífica en los bosques subtropicales.

Tés verdes de hoja suelta

Hay cientos de jardines y plantas híbridas que han evolucionado a partir de estas variedades de la Camellia sinensis a lo largo del tiempo. Pero técnicamente se puede hacer cualquier tipo de té con las hojas de cualquier variedad de Camellia sinensis.

Elaboración del té verde

En el caso del té verde, las hojas de té se recogen y se calientan rápidamente -en una sartén tipo Wok o al vapor- y se secan para evitar que la hoja se oxide de forma excesiva y que las hojas adquieran ese color marrón más típico de los tés oolongs.

El té verde ya infusionado suele ser de color verde, amarillo o marrón muy claro, y su sabor puede variar desde el de la hierba con notas tostadas (cocinado en sartén) hasta el vegetal, dulce y parecido al de las algas (cocinado al vapor) más típico de los tés japoneses. Si se prepara correctamente, la mayoría de los tés verdes deberían tener un color bastante claro y ser sólo ligeramente astringentes. Cuando decimos correctamente nos referimos siempre a la temperatura del agua, ya que ésta no debe sobrepasar nunca los 80º de temperatura.

Lee masMostrar menos
Mostrando 1-21 de 45 artículo(s)

Menú

Crear una cuenta gratuita para guardar tus favoritos.

Registrarse

Crear una cuenta gratuita para usar listas de deseos.

Registrarse

Inicia sesión primero.

Registrarse