Haga clic para más productos.
No products were found.

¿Qué té tiene más teína?

Publicado en26/03/2023 por 408
Favorito1

La pregunta de qué té tiene más teína nos la hacen a diario, con este artículo os aclaramos cuáles son los tés que más teína tienen y cuales tienen una menor cantidad para tomarlos más tarde y que no altere nuestro sueño. De esta forma, cuando volváis a La Colonial de Ultramar, sabréis que tipo de té necesitáis, y sólo tendremos que asesoraros en el sabor que más os guste.

Dentro de todas las variedades de té, los que tienen una mayor concentración de teína son el té negro, el té rojo o pu-erh y algunos tés verdes, sobre todo el matcha o tés cultivados a la sombra como el Gyokuro

Antes de comenzar, recordamos que los efectos de la cafeína y la teína son muy distintos. Cuando se bebe té, la sensación no es tan nerviosa y tiene un efecto mucho más prolongado y relajado. 

Por orden de mayor a menor teína: 

Matcha: 

El té matcha se recoge a mano y es molido a piedra, su región de origen es Japón, aunque también se cultiva en China. Su contenido en teína es elevado debido a dos razones. La primera es que en el té matcha se muelen las hojas enteras, por lo que no es una infusión de un té de forma convencional. Por otro lado, el matcha es un té cultivado a la sombra, lo que quiere decir que antes de su cosecha, las hojas se mantienen bajo telas que permiten pasar muy poca luz, este proceso aumenta su contenido en teína.

Tés verdes cultivados a la sombra: 

Al igual que el matcha, diversos tés de Japón se mantienen a las sombra varias semanas antes de su cosecha, provocando el aumento de teína que hemos comentado antes. Esto supone una excepción con respecto a los tés verdes tradicionales.

Este sombreado artificial se hace con telas colocadas sobre las hojas que sólo permite pasar un 15% de luz (costumbre propia de Japón), aquí podemos encontrar tés como Gyokuro o algunos tés Senchas de la mejor calidad.

Té negro:

Suele considerarse como el té que más teína tiene. La variedad Camellia Assámica es la que suele poseer mayor teína, esta y otras variedades pueden formar parte de mezclas para el desayuno. Las mezclas se elaboran  con las hojas troceadas, picadas muy finas o incluso molidas lo que puede aumentar su contenido en teína. 

Se considera como uno de los mejores tés para empezar el día, además, al ser un té que se prepara con agua más caliente y se deja reposar más tiempo, se obtienen más componentes del té y por lo tanto más teína. 

Té rojo o Pu-erh: 

Los tés rojos, de sabores intensos y terrosos, tienen un contenido bastante alto en teína, rivalizando con el té negro. En realidad un té rojo es un té negro que está port-fermentado y envejecido. Producen una infusión de color oscuro que, al igual que el negro, se prepara a unos 95º dejando infusionar 3 o 4 minutos aproximadamente. Por ende, la cantidad de teína también es elevada.

Aunque la posición del té de la mañana se atribuye al té negro, nuestra recomendación para el desayuno también deriva muchas veces en el rojo.

Té verde: 

El té verde, conocido por su aroma y por su ligereza, es bajo en teína, pero no nulo, posee una cantidad de teína considerable aunque no rivaliza con el té rojo ni con el negro. Exceptuando los cultivados a la sombra, anteriormente vistos, y algunos tés verdes japoneses, el té verde es un té suave, floral y aromático. 

El té verde, puede ser un té para tomar a diario si disfrutas del té como bebida, y además, su versatilidad de sabores permite utilizarse para elaborarlo en frío en verano y convertirse en una bebida refrescante. 

Té oolong: 

El también conocido como té azul, su nombre correcto es oolong o semifermentado. Es un té que se encuentra entre el té verde y el negro, es decir, a mitad de oxidación que un té negro. De su infusión resulta una bebida ámbar y aromática, de regusto que podría recordar a un té negro muy ligero o un té verde más tostado. Sus hojas se marchitan ligeramente antes del secado. 

Dependiendo del té, puede tener un sabor más frutal, floral o dulce, o tostado o amaderado. 

Té blanco: 

Al final de la escala tenemos el té con menos teína: el té blanco. Ligero, fresco y sin fermentar. Está mínimamente procesado, los brotes jóvenes se recogen a mano uno a uno y se secan para evitar la oxidación. Debido a este proceso es uno de los tés más delicados que existen, y, en consecuencia, uno de los que menos teína tienen. 

El té blanco que vendemos en tienda, no se enrolla (excepto el Perlas de Dragón) ni se reblandece al vapor. En lugar de exponerse a un calor artificial se dejan secar en un entorno controlado. Todos los brotes se recogen a mano de uno en uno para evitar la rotura y la oxidación, para elaborar un kilo se necesitan 40.000 brotes (40 brotes = 1 gramo de té). 

Sin teína: 

Si prefieres dejar a un lado cualquier tipo de teína, puedes probar los tés desteinados, producidos con un método de alta presión de CO2. El dióxido de carbono es físicamente inofensivo y protege de la oxidación, además de evitar olores y sabores no deseados. Disponemos de dos variedades puras (té negro y té verde) y cuatro aromatizadas (earl grey, vainilla, naranja y canela)

También puedes optar por el rooibos, un arbusto de origen africano que no posee teína alguna ya que no es un té, pero de sabor muy agradable. Sólo crecen en Sudáfrica, su cosecha se da desde principios de verano hasta principios de otoño. Disponemos de dos variedades puras y de 20 aromatizadas. 

Ahora que sabes cuales son las variedades y las diferencias de teína entre cada una de ellas, sólo tienes que pasarte por la tienda y te asesoraremos sobre el té que mejor se adapte a ti.

Dejar un comentario
Deja su comentario
Por favor login para publicar un comentario.

Mi cuenta

Menú

Crear una cuenta gratuita para guardar tus favoritos.

Registrarse

Crear una cuenta gratuita para usar listas de deseos.

Registrarse