Haga clic para más productos.
No se encontraron productos.
Menú
Haga clic para más productos.
No se encontraron productos.

Té Chai o Chai Masala. Algo de historia y preparación.

Publicado en16/02/2017
Favorito0
Que no, que las grandes cadenas y franquicias en general no han visto ni probado un Chai original en su vida. Aprende a preparar tu propio Chai o prueba el nuestro y nunca más pedirás un Chai Latte por ahí.

Algo de historia

El chai, té chai o té masala es una mezcla de té negro con especias típicas de la cocina hindú

En realidad, la palabra "Chai" significa "té". La palabra deriva de la palabra china "cha", que se pronuncia "cha", "chai" o "Shai", dependiendo del dialecto del norte de China. Ésta pronunciación vino a lo largo de la ruta terrestre de China a la India, donde los hindúes todavía llaman el té "Chai".

En Europa, el concepto de "Chai té" ha venido a sustituir la denominación "Masala Chai". "Masala" que es una palabra india que significa "mezcla" y se utiliza a menudo para referirse a una "mezcla de especias". Es decir, té Chai es sinónimo de té con especias.

Las primeras variaciones de té Chai fueron creados en el siglo XIX, cuando las plantaciones de té pasaron de manos inglesas a sus actuales propietarios, en su mayoría indios. En ese momento, los indios solían tomar una bebida compuesta de leche, azúcar y una mezcla de especias. El resultado de añadir el  té negro a las especias lo convirtió en una bebida increíblemente deliciosa y tan de moda últimamente, gracias a las grandes franquicias y los centros de yoga distribuidos por todo el mundo.

Hoy en día, la mayoría de las mezclas té Chai se componen de una base de té negro y diversas especias, tratando de que éstas no cubran completamente el aroma del té. Las recetas varían unas de otras. Muy a menudo se utilizan jengibre, cardamomo, canela, pimienta y clavo como base, aunque en algunas recetas se suele ver, anís, laurel y nuez moscada entre otras especias.

 

Preparación

La forma de prepararlo por unos y otros depende de si quieres un sabor más o menos intenso a especias. La versión occidental sería infusionar como cualquier otro té y añadirle una nube de leche al final, o bien tratar de imitar a los Chai Wallahs de India y hacer tu propia mezcla en función de tus gustos y hervirlo hasta tres veces para luego colarlo y estrujarlo para extraer todo el sabor de las especias.

Mi consejo es que empieces por la versión suave y que vayas añadiendo intensidad a medida que te vayas acostumbrando al sabor. Por supuesto eres libre de añadir o quitar ingredientes, como cualquier receta.

Ingredientes para una taza de 250 ml

  • Una taza de leche (puedes usar alternativas como la soja)
  • una cantidad generosa de azúcar de caña.
  • una cucharadita de té de Assam o cualquier otro tipo de té negro que te guste. Un English breakfast le va de maravilla.
  • 8-10 vainas de cardamomo y algunas semillas sueltas
  • 2 clavos de olor
  • media cucharadita de jengibre seco en trozos, o en polvo (mucho más fuerte) o rallado fresco (ojo con no pasarte o picará demasiado)
  • un buen pedazo de canela
  • unas 5 bolitas de pimienta negra

Por supuesto, también puedes usar nuestra mezcla de Chai Masala que tiene la proporción exacta de té y especias y está increíblemente deliciosa.

Poner todos los ingredientes en un cazo y calentar hasta que veas que la leche está a punto de salirse del recipiente, baja el fuego o apártalo hasta que la leche baje. Repite el proceso hasta tres veces si eres de sabores intensos. Si te gusta que tenga sólo un toque especiado siempre puedes recurrir a la versión light de infusionar y colar como cualquier otro té, pero en este caso te estarás perdiendo uno de los sabores más evocadores y adictivos de la cocina hindú.

Menú

Compartir

Crear una cuenta gratuita para guardar tus favoritos.

Registrarse

Crear una cuenta gratuita para usar listas de deseos.

Registrarse

Inicia sesión primero.

Registrarse