Odio absoluto al té en bolsitas

Odio absoluto al té en bolsitas

Yo sé que no hace falta ni que lo diga, pero no, de verdad que no, no es lo mismo beber té de bolsitas prefabricadas que  hojas de té compradas a granel

Las bolsitas de té prefabricadas son el atún de lata del mundo de los tés, las salchichas, las presas de pollo rebozadas (los nuggets  de toda la vida, vaya, pero que la RAE no lo admite como palabra y ¡quién soy yo para contradecir a la RAE!), o mejor aún, son como el vino de brik (esta si aparece en la RAE).

Pueden ser mucho los motivos que te lleven a beber té, hay quien lo hace por el mero placer de beberlo, otros, por las fantásticas propiedades, y otros, porque…  ¿por qué no?

Tengo razones para todas y todos y ahí van:

Si para ti es importante el sabor: realmente, a la gente que bebe el té por disfrutar de su sabor no tengo que decirles demasiado,  haced la prueba de beber un buen té, pásate por aquí, pregunta, huele y prueba. No necesitarás más para convencerte, no es solo la variedad, es el dejar que todos los sentidos tomen partido: ver, oler, sentir y saborear el té.

Si para ti es importante el bolsillo: haz cuentas, un paquetito de 100 gr de buen té comprado en nuestra tienda cuesta, de media, 5 euros, si pones una cucharadita de postre por taza de 250 ml, que son unos 2,5 a 3,25 gr de té, de té de verdad, tienes para unas 30 ó 40 tazas de té. Una caja de “té” en bolsitas que contiene 20 bolsas a 1 gr por bolsa, si la caja cuesta alrededor de 2€, resulta que estás pagando el kilo de “eso” a más de 80€.

Es decir, ahorras mucho y disfrutas el doble tomando tés a granel.

Si para ti son importantes las propiedades del té: entiendo que va a ser más difícil convenceros, teniendo en cuenta que las propiedades no se ven, pero tampoco se ven las propiedades de un zumo recién exprimido y todos sabemos que no son las mismas que las de un zumo de bote.

Hay que saber una cosa, las primeras hojas que se recogen de la planta del té, las más valiosas, son las que más propiedades tienen; en cambio, las que se quedan para el final son  las de menor calidad, las que tienen menos (y peor) sabor y propiedades y, ¿adivina dónde suelen ir a parar estas últimas hojas una vez procesadas?

Sí, ya sé que dudas os asaltan: que si los filtros, que si no sé qué… pero, no es tan difícil, solo necesitarás un filtro y si te gustan las bolsitas, por ejemplo, hay unas bolsitas desechables que puedes rellenar con el té que más te gusta y llevar a cualquier parte  (yo, por ejemplo, cuando me voy de viaje, meto en una lata pequeña las bolsitas ya preparadas y en el trabajo suelo tener un cajita. Sí, adelante, podéis llamarme friki)

En definitiva, no hay ninguna razón para usar té en bolsas. No es más barato, no es mejor, no tiene mejores propiedades y el tiempo de preparación es exactamente el mismo.

¡Bueno, la decisión la dejo en vuestras manos, pero luego nos digáis que no lo sabíais, que nos vamos conociendo!

Publicado en 12/03/2017 Por Ana Tes 1 853

1 Comentario

  • Rodrigo

    Rodrigo 23/10/2017 Responder

    Muy bueno lo que dices, lo comparto, siempre pensé lo mismo

Dejar un comentarioDeja una respuesta

Archivos del blog

Categorías del blog

Últimos comentarios

Búsqueda en el blog

Ant.
Sig.

No hay productos

Por determinar Envío
0,00 € Total

Pago