Las mil y una formas de preparar un café

Las mil y una formas de preparar un café

Cuando venís por La Colonial de Ultramar por primera vez porque os habéis dado cuenta que el café de verdad no es eso que venden en el supermercado o en el bar, os sorprendéis ante nuestra pregunta sobre cómo vais a preparar el café, pues cómo va a ser, normal, en la cafetera normal, la de… (movimiento de manos indicando “de rosca”), responden las personas más novatas. Pero es que, aunque parezca que la cafetera italiana o moka es la única y universal forma de preparar un café, hay mil maneras de hacerlo y cada una de las variaciones en la preparación afecta al sabor y requiere un molido diferente.

Os presentamos algunas de ellas:

Espresso

>

Si te gusta tomarte una taza de café corto, fuerte y sabroso, esta puede ser tu opción. La cafetera espresso podría ser la cafetera «como de bar»; el molido para este tipo de cafeteras es muy fino pues el agua pasa muy rápido y a gran temperatura (unos 92 o 94 °C). Cuando el café es bueno y el espresso está bien hecho suele formarse una pequeña capa de espuma (esa que las cápsulas de mala calidad intentan imitar a base de extras que desde luego no son café). Con este tipo de preparación suelen utilizarse cafés fuertes, mezclas de estilo italiano como Don Vito o Italian Blend, de forma que con una sola taza de café se tenga ya toda la intensidad y fuerza de quien toma más cantidad de café. El capuccino no deja de ser una variante del espresso, un café espresso al que se le añade leche caliente y espuma de leche, colmado por cacao en polvo a modo de guinda de pastel.

La moka o cafetera italiana

Si te gustan los cafés fuertes y con un sabor intenso, la moka, además de uno de los inventos más perfectos jamás creados, es una alternativa a la máquina espresso, aunque no llega a resultar un café tan fuerte, por lo que tanto los cafés fuertes estilo italiano como otros algo más suaves como Colombia SupremoKenia AA o Indian Monsooned Malabar, son deliciosos preparados de esta forma. El tipo de molido sería algo intermedio, algo más grueso que el requerido para una espresso. Hay que tener en cuenta que la costumbre de usarlas nos hace olvidar que preparar el café en la moka requiere ciertos cuidados como no dejar el café hirviendo en el fuego una vez que ha salido, usar cafeteras de calidad o usar un molido correcto (en esto, en la Colonial de Ultramar, podemos ayudarte, por supuesto).

Cafetera francesa o de émbolo

Si te gustan más los cafés suaves y largos, quizás, antes de abandonar este deliciosa bebida, puedes considerar usar la cafetera de émbolo que, aunque menos habitual por estos lares, cuenta con una comunidad de baristas que le rinden culto. No cuesta saber por qué; es sencilla de usar, económica, y permite preparar un café suave pero sabroso en unos diez minutos. Además, podemos usarla para preparar café frío, como ya contábamos en este artículo. El molido es algo más grueso que el que usamos para la cafetera italiana, y hay que tener en cuenta que es habitual que queden ciertos posos en el café. Normalmente, quienes se decantan por la cafetera de émbolo suelen ser partidarios de cafés más suaves o intermedios, como Nicaragua MatagalpaBrasil Bourbon o Guatemala Huehuetenago, pero prácticamente cualquier café puede prepararse de esta forma, que nos permitirá percibir matices que de otra forma no sería posible.

Cafetera de filtro

También para quienes disfrutan tomando tazas de café más largas y algo más suaves existe la cafetera de filtro, otro clásico. Preparar el café de esta forma es sencillo, aunque al principio se requiere algo de práctica hasta que nos hacemos con los tiempos y las cantidades. Pequeñas variaciones en el ritmo en que echamos el agua en el filtro o las proporciones de agua y café, afectan al sabor de café, lo cual, por otro lado, nos da la opción de probar diferentes sabores y explorar los matices de cada café.

Cafetera de cono

Muy similar a la de filtro y, sin duda, una de nuestra opciones favoritas para preparar cafés largos y suaves (lo que no quiere decir que no sean sabrosos). En este tipo de cafeteras en lugar de usar un filtro de papel, el propio cono ya hace las veces de filtro, lo que simplifica la preparación. Por lo demás el proceso es muy similar a las de filtro permitiendo también jugar con temperaturas, cantidades y tipos de molido. Nosotros solemos variar entre un molido medio y grueso, y usamos una proporción de 17 gramos de café por 200 milímetros de agua por taza y el resultado suele ser espectacular. Desde la Colonial damos fe de que cafés como Costa Rica TarrazúEtiopía Yergacheff son absolutamente deliciosos preparados de esta manera.

Aeropress

Aeropress es un invento del 2005 que está teniendo mucho éxito en el mundillo de baristas y especialistas del café. Se trata de una estructura de plástico con una apariencia similar a una jeringuilla grande (¡sin aguja!), que utiliza la presión que se produce para filtrar el café a través de un papel o metal. Una de las ventajas de este sistema es su sencillez, que permite preparar un café delicioso de forma rápida. El tipo de molido depende de los gustos de quién lo prepara y por lo general el resultado es un café de sabor suave, limpio y poco amargo. Estas son solo algunas de las numerosísimas opciones de preparar un café, si estás pensando en comprarte una cafetera o si no sabes cuál es el tipo de café ideal para la que ya tienes, no dudes en preguntarnos. ¡En La Colonial de Ultramar nos encantará ayudarte a encontrar tu café ideal!

Publicado en 25/10/2018 Café 0 163

Dejar un comentarioDeja una respuesta

Archivos del blog

Categorías del blog

Últimos comentarios

Búsqueda en el blog

Ant.

No hay productos

Por determinar Envío
0,00 € Total

Pago